Wednesday, February 14, 2018

Borde de proa HAITIANOS PINTADOS DE BLANCO. Orlando Vicente Álvarez


Borde de proa HAITIANOS PINTADOS DE BLANCO. Orlando Vicente Álvarez
,cuba,haiti,fidel,medico,doctor,inmigracion,exodo
Borde de proa HAITIANOS PINTADOS DE BLANCO. Orlando Vicente Álvarez Cuando yo era un joven médico en la provincia de Guantánamo. Me enviaron a San Antonio del Sur, municipio colindante con el mar Caribe. Cuando una chalana repleta de haitianos encallaba en los arrecifes me enviaban con una asistente experta en Epidemiología. No me permitían tocarlos solo examinarlos a ojo de buen cubero. Allí había como 50 haitianos que iban ruta a Miami. Bajamos el acantilado y los obligaban a desnudarse- hombres, mujeres y niños -y un fumigador los rociaba de una leche blanca- Difterez- desde la cabeza a los pies. Los pintaban de blanco. Las autoridades del PCC les lanzaban ramilletes de plátano desde lo alto como si fueran infectados o fueran a comernos vivos. Después nos obligaban a recoger todo indicio de su presencia: latas, ropa raída y todo rastro de ellos. Así era la solidaridad comunista. Luego venia un barco cubano mayor y los remolcaba hasta alta mar para que prosiguieran su camino. Y nos obligaban a guardar el secreto. Por eso digo a veces que no soy cubano: soy haitiano. http://orlandoescritorynovelista.blogspot.com.uy/

Tuesday, February 6, 2018

EL DILUVIO UNIVERSAL  - Última  Parte.
   Fragmentos de la novela  LOS DIOSES TAMBIÉN RIEN
   ORLANDO VICENTE ÁLVAREZ 

    Por fin pasaron los cuarenta días y cuarenta noches.  Noé envió un cuervo por la ventana pero este regresó. Después envió una paloma y esta regresó con una rama de olivo en el pico. Pero la paloma se coló de vuelta en el arca indicando que todavía estaban inundados. Luego, a los pocos días volvió a enviar a la paloma pero esta no regresó  dejando al palomo triste y descorazonado en el Arca- esto nos dice que a las mujeres no se les puede dar mucha libertad, que hay que atarlas bien cortito.
    Cuando todo estuvo seco y las aguas se retiraron vieron que el Arca se había posado en el pico de una montaña, el monte Ararat. Y Noé maldijo el lugar pues padecía de miedo a las alturas. Noé abrió las compuertas y lo primero que hizo fue una fogata, no como un sacrificio a Dios si no para matar todas las pulgas y chinches. En esto toda la familia lo siguió, después se dieron un baño reparador. Pero Noé no podía bajar a los llanos, el vértigo se lo impedía y una yerna, la única que tenía sentido de sacrificio decidió quedarse junto a él mientras Dios hacia un nuevo pacto con él de elevar a los  cielos  un arcoíris cuando una nube de aguacero se acercaba. Y Noé vio que eso era bueno y se quedó en la cueva con su nuera. Esto sirvió de ejemplo a la Santa Madre Teresa como sacrificio por los enfermos y los ancianos...
    Entonces, mientras Noé daba órdenes a los animales a que salieran del Arca y volvieran a poblar la tierra, los hijos de Noé sacaron de su escondite los cilindros de cristal que tan celosamente habían recolectado por el mundo. Eran colecciones de ADN de todas las semillas del mundo y en otras, toda muestra de ADN de las criaturas  que se habían ahogado. Así evitaron la primera extinción masiva posdiluviana porque con las pequeñas dimensiones del Arca no cabían todas las parejas de animales del mundo, ni toda ave del cielo ni toda alimaña que se arrastra-ni que fuera un barco petrolero-.
   Como vivían tantos años los hijos de Noé que eran grandes genetistas se abocaron a la tarea de darles vida a toda una generación de  criaturas que sí poblaría la tierra.
   Y poco a poco se restituyó la fauna animal y vegetal  en la tierra y mientras tanto los hijos de Noé tuvieron que alimentarse de caballos y perros.

  Y el mundo volvió a sus andanzas con asesinatos, guerras y otras calamidades  propias del género humano.

Monday, February 5, 2018

EL DILUVIO UNIVERSAL PRIMERA PARTE.

Fragmento de la novela  Los Dioses también Ríen.
Escenas cómicas de la Biblia.
De Orlando Vicente Álvarez

El diluvio Universal  Parte 1
   La cosa estaba mala para los pobladores de la tierra siempre de juerga y mujereando. Dios vio como estaba el mundo y no le gustó lo que vio. Llamó a Noé, un anciano de como 900 años, que era un Santo Varón – nunca se menciona en las sagradas escrituras a una Santa Mujer o una Santa Varona- y seguía a Dios hasta después de las tormentas.
   Dios le dio instrucciones a  Noé de las dimensiones de un gran barco o arca o como se llame y le dijo que enviaría un diluvio que cubriría hasta la montaña más alta. Solo sobrevivirían Noé, su esposa, sus tres hijos Sem, Cam y Jafet y sus numerosas nueras. Además le dijo que buscara una pareja de cada animal. De aves del cielo y de toda alimaña que se arrastrara.
   Misteriosamente, mientras su padre construía el Arca los tres hijos del patriarca emprendieron  un viaje por el mundo que solo Noé sabia. Un día aparecieron los tres mozos  con unos cilindros largos que ocultaron en el sitio donde las mujeres nunca buscarían –las esposas siempre están husmeando en los cajones de los hombres en busca  de un supuesto lápiz labial o de un perfume extranjero—pues lo escondieron en el excusado al lado del hueco de hacer sus necesidades.
  Después empezó la entrada de los animales gigantes como elefantes, rinocerontes y camellos, macho y hembra entraron en el Arca y toda ave del cielo por parejas y toda alimaña que se arrastra- las mujeres corrían despavoridas a los sitios altos del barco. Veían alimañas por doquier sobre todo cucarachas- de todo es conocido el terror de las mujeres ante este pacifico insecto.

   Cuando todo estuvo completo Noé mandó cerrar las compuertas y empezó un aguacero como nunca se había visto. Durante cuarenta días y cuarenta noches llovió o diluvio copiosamente. Pero Noé  había cometido un error: había  dejado entrar chinches,  garrapatas y piojos que se reprodujeron pronto y le hizo la vida imposible mientras llegaba el escampe. Los bichos se metían en todas partes del cuerpo, sobre todo en los genitales y como en aquellos tiempos nadie se bañaba la infestación fue peor. Hasta los leones rugían de la picazón. Hasta dos lindos pericos perecieron de los ácaros que los atacaban.  Hay un manuscrito encontrado cerca del mar muerto que se atribuye a Sem que describe al Arca  como “el barco apestoso” y que hubo un momento de flaqueza del Patriarca que se hincó de rodillas, elevó sus brazos al cielo y dijo: Señor porqué nos has mandado esta calamidad, debíamos haber perecido con los que se ahogaron- pero los judíos no aceptan esta versión apócrifa del diluvio.

Tuesday, January 9, 2018

SODOMA Y GOMORRA 2
Del libro Los Dioses También Ríen.
Orlando Vicente Alvarez. 

 Lot se asentó en un pueblucho no muy lejos de Sodoma y Gomorra ya arrasadas. Y sucedió que una noche una hija le dijo a la hermana-las pobres estaban desesperadas por tener hijos:
    -Hermana, mira que esta noche embriagaré a nuestro padre y descubriré sus partes íntimas y me sentaré sobre él, que no se dará cuenta, ya le prepare un mejunje de mandrágora para que se le pare.
   Y esa noche Lot disfrutó de dulces sueños mientras estaba borracho y  la hija hacia su trabajo. Al día siguiente Lot no recordaba nada por lo que le tocó en la noche el turno a la otra, que repitió la misma operación.
   Y ese fue el segundó incesto documentado por la historia-el primero fue el de Caín con su hermana- y Lot no dijo nada al ver a sus hijas embarazadas como por obra del espíritu santo. Y las hijas, una se llamaba Filomena, tenía que ser- tuvieron descendencia.

  Un hijo nació con estrabismo por degeneración genética, un ojo miraba hacia abajo y el otro hacia no sé qué por eso la Iglesia lo puso como Santo de los bizcos y le pusieron de nombre San Camaleónico pues es sabido que ese animal mira con ambos ojos independientemente. El otro hijo nació con una mano a la espalda y nadie sabía si tenía una tranca para lesionarte o se estaba rascando el c…Y fueron cuna de futuros reyes y pueblos.    

Wednesday, November 29, 2017


Historia de Sodoma y Gomorra. 1
Fragmento de la Novela Los Dioses También Ríen.
Orlando Vicente Álvarez

    Dios le dijo a Abrahán:
   -He aquí que me han dicho que existen dos ciudades tan malas como el ají guaguao y las voy a destruir.
      Y empezó un toma y daca entre Dios y Abrahán que si quedaban 50 justos no destruiría la ciudad pero Abrahán era terco como un mulo y fue descendiendo la cifra hasta llegar a 10 inocentes buenos. Así y todo Dios envió a dos Ángeles tan bellos, rubios, altos, ojos azules, etc., que fueron a la casa de Lot. Este que era santo, deslumbrado por sus bellezas los invito a entrar. Ellos solo querían reposar en el portal y se negaron pero Lot tenía dos hijas feas y añejas y se dijo- A ver si se aparean con estas que ya están en la fuácata de la vida. Y Lot insistió e insistió y por fin los bellos Ángeles entraron a la casa.
    A todo esto el pueblo, hombres degenerados, fueron con Lot y le dijeron –no sé cómo se habían enterado de la visita a menos que tuvieran una Presidenta del Comité de Cuadra como en Cuba que les sopló el chisme. Los hombres del pueblo le dijeron a Lot para tener relaciones sexuales- pobres culitos de aquellos Ángeles- pero Lot no los dejo entrar  En verdad solo querían sentarse en el portal a escuchar historias viejas, pasarse una botella de aguardiente  y hablar de futbol como los argentinos. Lot les ofreció a sus feas hijas pero nadie las quería- ni el tampoco, eran tan feas que ni a ellas quería. Pero los hombres insistían e insistían. Pero Lot no los dejo  entrar.
   Y Dios decidió destruir las dos ciudades con fuego y azufre, diciéndole  antes a Lot que huyera   con su esposa y sus dos hijas, que no se llevaran nada a cuestas –ni los burros- y que no miraran atrás. Y Lot obedeció a Dios y salieron corriendo por el desierto pero la mujer se detuvo y miró atrás- un cachito no más- y vio la casa donde habían sido tan felices, extrañó los cacharos de la cocina y el armario donde guardaba sus ropas. Y ahí mismo Dios la convirtió en una estatua de sal como hacían la Gorgona griega si uno le miraba los ojos pero ella convertía a los viajeros en piedra lo que no que no era muy práctico para Lot.

    Y mientras se carbonizaban las ciudades, con niños y todo- Dios no tenía compasión-  antes de huir definitivamente le arrancaron un brazo a la estatua de sal, pues esta era como el oro y servía para muchas cosas como conservar las carnes y todo eso. Los agrimensores actuales se preguntan como toda una zona del Oriente Medio no crece ni el ajonjolí y así comenzó el sistema de tierra arrasada – continuará-


. – continuará-

Tuesday, November 21, 2017

Abran y La Sangre. 
Continuación.
Fragmento de la Novela Los Dioses También Ríen.
Orlando Vicente Álvarez.
       También Dios le dijo a Abrahán que derramara la sangre de todos los animales que fuera a comer- el cerdo estaba excluido, los israelitas lo tenían absolutamente prohibidos y eso que nunca habían probado un buen jamón español- porque la sangre era la vida y el hombre había sido creado   semejante a  Dios. Y ahí se formó el lio, no bastaba con cortarle la cabeza a un pollo y verlo retorcerse o cortarle el cuello a una cabra y verla gritar de dolor hasta morir - la sangre podía contener el parásito de la filiaríais o de fascia hepático sino que los Testigo de Jehová tomaron estos versículos al pie de la letra y prohibieron hasta la las transfusiones de sangre sin tener compasión que Dios habita el cuerpo humano como un templo y no tolera el suicidio.  

         Bastante viéjitas y niños he visto morir por la falta de sangre y los Testigos más atentos a un versículo que a sus propios cuerpos. Si vieran a un etíope después  de un mes sin jamar comiéndose un chivo vivo  berreando y todo o a una tribu del Sudan que le pincha una vena del cuello a una vaca y recogen la sangre que se expulsa a chorro en un cuenco- con un poquito de sal y todo- y que luego lo pasan a toda la tribu para saciar la sed y el hambre. Y si vieran a un argentino o uruguayo comer un churrasco frito ligeramente de lado a lado y masticarlo  chorreando sangre por los labios- a los cubanos nos gusta un buen bistec bien frito así que estamos  salvados- pues todos  esos pecadores irían al infierno condenados a atragantarse de sangre de pavo descompuesta hasta la eternidad. 

Monday, November 20, 2017

CAIN  Y ABEL.  Continuación.

Fragmento de la novela  LOS DIOSES TAMBIEN RIEN

De Orlando Vicente Álvarez.

    Dios les dio un par de trabucos a Adam y Eva para que cultivaran la tierra y se ganaran el sustento a fuerza de frijoles hervidos con arroz- el Paraíso no era para holgazanes como pretenden los Testigos de Jehovah sino que había que labrar bien la tierra y cuidar las cabras y vacas.
    A todo esto llego la fecha de parir para Eva. Chillaba como una gallina aunque no sentía dolor, eso para llamar la atención de Adam para que le tomara una mano en ese trance. Nació un varón, regordete, trigueño, ojos negros, pelo encrespado y todo cubierto de pelo. Adam y Eva quedaron horrorizados y la pusieron por nombre Caín que en lenguaje pre semítico quiere decir “bicho peludo que se balancea por las ramas “y solo le daban la teta cuando lloraba y ningún cariño, tan repulsivo les parecia. Y el niño se fue criando  fuerte y vigoroso aunque huraño y desconfiado.
   Eva pario al año  otro varón al que llamo Abel.  Este sí  era lindo y los padres lo mimaron desde el primer día. Pero en el Paraíso había que ganarse el sustento diario a fuerza de labrar la tierra y ordeñar el ganado. Caín era muy trabajador y se pasaba el día en la finca. Abel se la pasaba haciendo sacrificios a Dios en un altar de piedra que el mismo había erigido, quemaba frutas  seleccionadas y el mejor inciencio que se procuraba. Tengo que hacer una digresión sobre Abel: era bello, con unos bucles rubios que le llegaban  a los hombros, la piel lampiña y blanca como la leche, y labios gruesos y rojos, grandes ojos azules que encandilaban  con la mirada – Señor no me tiente  que ya yo estoy viejo-mientras Caín era lo opuesto.
   Caín preparó una ofrenda para el Señor y se dio  cuenta que no eran del agrado de Dios porque no eran sinceras. Así que un arranque de envidia y sabrá  Dios porque  causa cometió el primer parricidio de la historia- los pre semitas siempre fueron los primeros en algo. Pues Caín mató a Abel y derramo  su sangre en la tierra- Freud se basaría en esta escena varios siglos después  para crear  su teoría  psicoanalítica del amor a los niños por parte de sus padres y su sexualidad futura-  Dios apareció  como desde la nada en forma de nube con un dedo índice gigante dirigiéndose a Caín. Adam  y Eva que corrieron  a presenciar el espectáculo.
 El Señor dijo:
-Como has derramado la sangre de un semejante los expulsaré del Paraíso y entonces la envidia será común entre ustedes- hasta en Facebook nos ha llegado-y las guerras entre poblados enteros llenaran la tierra, las  mujeres  parirán con dolor- antes de la anestesia raquídea- y el hombre deseara la mujer del otro y los bienes del otro. Los maldigo a trabajar la tierra con el sudor  de su frente y a adorar a otros dioses para que cada cual se crea  dueño de la verdad y desprecie  al de otra religión. Y ya no vivirán como 900 años como ahora sino 125 años a lo sumo. Solo el que tenga fe verdadera en mí y siga mis mandamientos será salvo cuando yo les envíe a mi propio hijo, encarnación de mí mismo, entonces conseguirán la  gloria eterna.
   Después de este duro discurso que ninguno entendió- solamente que los expulsaban del Paraíso- el Señor desapareció en una nube con su dedo índice acusador.
   Y Adam, Eva  y Caín fueron expulsados de aquella tierra y a vagar por los agrios terrenos de la comarca pues Dios había colocado dos ángeles que giraban sobre un eje, armados como con jabalinas- eran autómatas para resistir tantos  giros- para guardar las puertas del Paraíso para si alguien perforando pozos de petróleo las encontrase  y no pudiera  entrar.

   Y Caín tuvo descendencia, creo que se casó con una hermana, lo que sería el primer  incesto   también de la historia.