Thursday, November 9, 2017

SECRETOS DE LA MUERTE DE FIDEL CASTRO. Segunda parte. Fragmento de la novela LOS DIOSES TAMBIEN RIEN.

SECRETOS DE LA MUERTE DE FIDEL CASTRO.
            Segunda parte.
     Fragmento de la novela LOS DIOSES TAMBIEN RIEN.


   Pero miren como fue el final de Fidel Castro después de dividir medio mundo y acabar con sus enemigos. Cuando lo visito Juan Pablo II Fidel casi le puso la cabeza en su pecho para que lo bendijera pero el Buen Papa se dio la vuelta y le puso las manos a un hombre con vestimenta raída y zapatos rotos todo para que el papa mediara con EE.UU para que le quitaran el bloqueo. Lo único que consiguió fue la restitución de la Navidad pero ya no era lo mismo
    Después llego el Papa Ratzinger y se reunió con Fidel durante una hora. Castro ya se estaba debilitando y veía la muerte cercana así que  presto oídos a la prédica del erudito  que hasta llego a hablarle de San Agustín de Hipona- de los santos padres de los primeros siglos del cristianismo. Le hablo de la conversión de San Agustín del Pelagianismo-doctrina de Pelágico quien negaba el pecado original y afirmaba que la gracia divina no era necesaria, ni gratuita, sino merecida por un esfuerzo en la práctica de la misma- al Cristianismo, que le gustaba la literatura y era un gran erudito. Se convirtió del maniqueísmo-se concibe como la fe definitiva que pretende invalidar a todas las demás-  al cristianismo hurgando en las palabras de San Pablo de Tarso. Hurgo en la libertad del hombre, que ningún estado es una realidad divina o eterna, tuvo la intuición genial de la relación espacio tiempo adelántese 1500 años a Albert Einstein  y la Teoría de la Relatividad cuando afirma que el universo no nació en el tiempo sino con el tiempo, que el tiempo y el universo surgieron a la vez.
  También le musitó sobre la omnipotencia divina. Creer que Dios puede hacer absolutamente todo lo que se pueda imaginar puede conllevar ciertas paradojas lógicas. Un ejemplo simple puede ser como sigue: ¿Podría Dios crear una piedra tan grande que ni Él mismo pudiera levantarla? Si puede hacerlo, entonces la roca inamovible limitaría los poderes de Dios; pero si no puede, entonces ya no es omnipotente. Este problema condujo en la Alta Edad Media al concepto matemático del infinito y sentó las bases del cálculo infinitesimal. Castro presto mucha atención a lo de la roca- después veremos el por qué.
   Después de una hora de hablarle de la biblia y de los Santos Padres, Castro que estaba acostumbrado a oír “Sí Comandante, A la orden Comandante” estaba medio bobo y reblandecido. Ratzinger no lo bendijo como quería Fidel pero agarro una garraspera que se convirtió en bronquitis crónica. Esta, más problemas internos de la Iglesia Católica-que no quiero mencionar-le hizo renunciar al papado años después. Nunca había visto una cabeza tan dura y cerrada como la del tirano. Pero Castro había quedado pensativo y recordando los años cuando niño en el seminario de los jesuitas-la familia pensaba que le estaba entrando la chochera de la vejez-pero el comunismo siguió firme aunque con rascadura.
     Después llego a Cuba el Papa Francisco y le dijo con firmeza:
   - Castro déjate de mariconería y abraza a Cristo si quieres que interceda por ti por el bloqueo.

   Castro asintió. Ya estaba en la llaga y Bergolio lo bendijo y le  asigno un cura izquierdoso de la Diócesis de la Habana- era de Sudamérica tenía que ser-y el cura iba todas las tardes, después que le habían puesto el enema porque era estreñido de muerte-y le leía la biblia, seguimiento de Cristo etc., pero Castro prefería el viejo testamento cuando Dios peleaba junto al pueblo de Israel en batallas llenas de heroísmo donde se derramaba mucha sangre.

No comments:

Post a Comment